30 de Septiembre

Aunque era de naturaleza muy sensible, muy amorosa y muy ardiente, se vio probada, sin embargo, por las sequedades casi continuas durante su permanencia en el Carmelo. Su amor a Dios se manifestaba entonces en un cuidado muy generoso de aprovechar todas las ocasiones para realizar obras agradables a Dios. No dejaba escapar ni una. Buscaba motivos para hacer actos de caridad, sobre todo en los detalles de la vida común.

Aquí está el centro de la Santidad de Teresita. Hacer grandes las pequeñas cosas de cada día. Quizás estas esperando una gran oportunidad para acercarte a Dios, para pedirle perdón, para amarlo, para conocerlo, para ganarte el cielo….y en las cosas de cada día….allí tienes la respuesta.

29 de Septiembre

Cuando era muy pequeñita, su madre le hacía decir por la mañana, como se hace con todos los niños, una fórmula de ofrecimiento del corazón a Dios. Pero lejos de contentarse con este rezo matutino, ella repetía esta ofrenda por propia iniciativa y muchas veces en el curso de la jornada.

…Pienso con este fragmento la importancia de su madre, de su familia, de la siembra del amor de Dios que hicieron en el corazón de Teresita desde pequeña…. ¿Somos capaces de tomarnos cinco minutos, con nuestros hijos, sobrinos, alumnos, vecinos, para hablarles simplemente de Dios, enseñarles a rezar, formarles el hábito de este diálogo íntimo con nuestro Padre?

28 de Septiembre

Ella contaba únicamente con la ayuda de Dios para todo. Me contó que cuando, después de haber tratado de animar y consolar a su hermana Celina en el locutorio, no lo conseguía, pedía a Dios con gran confianza que la consolara él mismo y le hiciera comprender tal o cual cosa, concretamente. Luego, ya no se volvía a ocupar de nada, y su confianza, me dijo, no quedó nunca defraudada. En cada caso, Celina recibía las luces y los consuelos que Teresa había pedido para ella.

Amigos….abandonémonos en él. Pongamos todos nuestros sufrimientos, nuestras angustias, necesidades, en los brazos de Dios. Ya tenemos las pruebas de alguien quien lo hizo y NUNCA quedo defraudada….¿Qué esperamos para imitarla?

27 de Septiembre

Teresita decía también que prefería vivir sin consuelo, porque así pensaba dar a Dios una mayor prueba de confianza.

26 de Septiembre

Teresita espera tanto de la justicia de Dios como de su misericordia: “¡Qué dulce es pensar-decía- que Dios es justo, es decir, que tiene en cuenta nuestras debilidades y que conoce perfectamente la fragilidad de nuestra naturaleza!”

¿Cuan llenos de Paz nos sentiríamos si tuviéramos la certeza de que Dios es justo? Recemos para que al igual que Teresita nos inunde esta seguridad, en los problemas cotidianos, que Dios es sumamente justo.