30 de Junio

Que este martirio, despues de haberme preparado para comparecer delante de ti, me haga por fin morir, y que mi alma se lance sin demora al eterno abrazo de tu amor misericordioso…

Quiero, Amado mío, renovarte esta ofrenda con cada latido de mi corazón y un número infinito de veces, hasta que las sombras se desvanezcan y pueda yo decirte mi amor en un cara a cara eterno…

29 de Junio

A fin de vivir en un acto de perfecto amor, yo me ofrezco como víctima de holocausto a tu amor misericordioso, y te suplico que me consumas sin cesar, haciendo que se desborden sobre mi alma las olas de ternura infinita que se encierra en ti, y que de esa manera llegue yo a ser mártir de tu amor, Dios mío….

¿Demuestro, con mi vida, mis palabras, mis gestos, un acto de perfecto amor a Dios?

28 de Junio

En la tarde de esta vida, compareceré delante de tí con las manos vacías, porque no te pido, Señor, que tengas en cuenta mis obras. Todas nuestras justicias tienen manchas a tus ojos. Por eso, yo quiero revestirme de tu propia Justicia y recibir de tu amor la posesión eterna de ti mismo. No quiero otro trono no otra corona que tú mismo, Amado mío….

¿ Cuál es el trono que persigo en mi vida? ¿ Cuál es la corona por la cual dejo a mi familia, y trabajo, y trabajo, olvidándome de mis seres queridos por el dinero, el estatus…?

27 de Junio

Te doy gracias, Dios mío, por todos los beneficios que me has concedido, y en especial por haberme hecho pasar por el crisol del sufrimiento. En el último día te contemplaré llena de gozo llevando el cetro de la Cruz. Ya que te has dignado darme esta cruz tan preciosa, espero parecerme a ti en el cielo y ver brillar en mi cuerpo glorificado los sagrados estigmas de tu Pasión….
El mismo Cristo, narra en una pasaje de la Biblia que solo uno de los ciegos volvió para darle gracias por el milagro de la vista, nos muestra lo poco agradecido que somos con Él.

Hoy…tomemos nuestra oración como una alabanza de agradecimiento por los favores con que ha enriquecido nuestra alma. ¿Puedes compartir alguno?

26 de Junio

Quisiera consolarte de la ingratitud de los malos, y te suplico que me quites la libertad de desagradarte. Y si por debilidad caigo alguna vez, que tu mirada divina purifique enseguida mi alma, consumiendo todas mis imperfecciones, como el fuego, que todo lo transforma en sí…

Meditemos las imperfecciones o los momentos de debilidad que le desagradan a Dios para que él con el fuego santo pueda transformarlos o consumirlos!!!!