Inicio

Calendarios 2014


2014_th.jpg

Galería Imagenes


02_thumb.jpg





Ultimos Comentarios

Primer día
Pido oraciones .
Hoy tengo cita con el Dr. Retinologo, pues tengo un edema Ma...
22/08/14 13:05 Leer más...
Escrito por Teresita del Niño Jesus , Bal

Oración para pedir La Rosa
Una rosa para Alicia
Te pido Querida Santa Teresita intercedas ante el Padre para...
22/08/14 12:34 Leer más...
Escrito por Maria Isabel Ocana

ORACIÓN PARA OBTENER UNA GRACI...
Peticiones urgentes
Santa Teresita te pido por mis peticiones y que derrames ros...
22/08/14 09:46 Leer más...
Escrito por Patrizia

Lluvia de Rosas es y seguirá siendo gratuito para todo el mundo, y es por ello que necesitamos de su ayuda para seguir creciendo como instrumento de propagación de la fe católica a través de Internet:






Hay 2 invitados en línea
Canción a Santa Teresita
de Silvia D´ale
Acompáñanos en esta novena del mes de agosto.
            Quiero, Dios Mio...
                                                 «Quiero, Dios mío, cimentar sólo en ti toda mi esperanza».
 
 
Quizás este en este mes de novena nos encuentre de una manera muy especial…Tiempos de Guerra, de mucha violencia, angustias, miedos, temores… pero queremos buscar en las palabras de nuestra amada Teresita la luz para iluminar nuestro caminito diario y pensar en La Esperanza como el agua fresca que calma la sed de nuestra alma.

 

Teresita en sus escritos nos dice:

“Inspirándose en san Juan de la Cruz, repetía con frecuencia: «Esperanza de Dios tanto alcanza cuanto espera», que ella traducía en su oración de esta manera simple pero eficaz: «Quiero, Dios mío, cimentar sólo en ti toda mi esperanza».

Una actitud teológicamente bien fundamentada, pues la esperanza teologal no se apoya principalmente en la gracia que ya se posee, sino en la Omnipotencia de Dios y en su Misericordia. Teresa tenía muy claro que su confianza no podía fundarse ni en sus méritos, ni en sus virtudes, ni en sus esfuerzos, sino sólo en Dios, que debía ser su «punto de apoyo, El y sólo El» (C 36v).

La madre Inés declarará en el Proceso de Beatificación de Teresita: «La Sierva de Dios únicamente contaba con la ayuda de Dios para todo» (Procesos I, 156

 

Aquí la enseñanza. ¿Cuántas veces solemos escuchar: Perdí la esperanza… Ya no tengo más confianza… Y es solo en Dios dónde debemos buscar y encontrar, que sea nuestro principio y fin de cimentar la Confianza en él para desde él encontrar las fuerzas de seguir adelante a pesar de nuestras flaquezas. El error esta en creernos nosotros los fuertes y descubrir al mismo tiempo la inmensa debilidad de enfrentar todo aquello que nos lastima, que nos hiere… Es en el mismo Dios en quien tenemos que Abandonarnos y Confiar. Será él quien alimente nuestra debilidad, fortalezca nuestras flaquezas, anime nuestros días y los llene de alegría en medio del dolor, para después poder decir: ¿De dónde saque las fuerzas para enfrentar todos mis problemas?....Pues en Cristo y solo en él podemos encontrarla!!!!!

 

Repitamos también nosotros en cada momentos difícil:

«Quiero, Dios mío, cimentar sólo en ti toda mi esperanza».

Dios te Bendiga!

 Viviana y Pablo

www.lluviaderosas.com

 

Comentarios (5)

Leer artículo completo...
 
Triduo en su honor

 

  

 

 

                                    Reza y recibirás bendiciones. Ella dejará caer su Lluvia de Rosas.


Señor Jesús, hijo único de Dios y Nuestro Salvador, acuérdate que Santa Teresita del Niño Jesús, consumió su vida aquí en la tierra para la salvación de las almas y quiso "pasar su cielo" haciendo el bien. Escucha, por intercesión de ella, mi súplica...(pedir la gracia) a fin de crecer en el amor a ti.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.
 

 Visita los tres días del Triduo en su Honor:

Triduo en Honor a Santa Teresita
 Primer día

Editar
 Segundo día

Editar
 Tercer día

Editar
 Oración Final

Editar


Nuevo  Nuevo... 

[Volver]

 

 

Comentarios (7)

 
Novena de Junio por La Paz.

 

 

Hola Viviana:

 

Esta semana nuestro Papa Francisco nos pidió rezar por la Paz y nos dio ejemplos concretos de hacer posible esta manera de vivir… pero ¿Qué puede Santa Teresita enseñarnos al respecto?…

Vivimos en un mundo en el que se consumen toneladas de tranquilizantes. Y a pesar de los tranquilizantes, millones de seres humanos sufren de ansiedad, estrés, insomnio. Vale la pena, por tanto, interrogar a Teresa de Lisieux para preguntarle cómo podemos tener paz igual que ella.

Es obvio que la verdadera paz, aunque provenga de la relación espiritual con Dios, se hace sentir en el cuerpo. Esto significa que la paz no sólo se vive como ausencia de angustia e inquietud, sino también como serenidad que distensiona los músculos y llena el ánimo de calma. Y una paz semejante es posible aun en medio del sufrimiento, la enfermedad, las tensiones e incomprensiones.

 

¿Cómo podemos lograr esa paz profunda que repercute en nuestra dimensión corporal?. Sta. Teresita, con su ejemplo, nos sugiere varios pasos concretos.

 

*Tengamos la paz como objetivo, es decir, que cada día y a todas horas busquemos como meta la serenidad. Es como el automovilista que antes de arrancar su coche establece el sitio a dónde quiere ir. Si no sabemos a dónde queremos llegar emocionalmente, nos convertimos en títeres que las circunstancias y los demás manejan a su antojo.

Cuando apenas Teresita tiene 17 años de edad, coloca la paz en el horizonte de su existencia. Y la mantiene siempre a la vista para buscarla como uno de sus objetivos más importantes. En la carta que a esa edad le escribe a Jesús el día de su profesión, escribe: «Que las cosas de la tierra jamás logren turbar mi alma, que nada turbe mi paz, Jesús, no te pido nada excepto paz y también amor, amor infinito...»

 

*Lancémonos a la acción para conquistar La Paz con la ayuda de Dios.

Una primera acción para abrirnos activamente al don de la paz es la voluntad firme de cumplir nuestras responsabilidades, en especial, las que se refieren a nuestra fe cristiana. Una vez que Teresa explica sus convicciones y esfuerzos por vivir el amor fraterno, le confiesa a la M. María de Gonzaga: «mi Madre querida, yo estoy muy lejos de practicar lo que entiendo y, sin embargo, el solo deseo que tengo de hacerlo me da la paz».

 

Además de las anteriores, hay otra acción que, según Teresita, nos ayuda a tener paz: la fe y confianza en el Dios cercano y poderoso que no cesa de amarnos. Esa fe y confianza en Dios se afirman en el corazón cuando descubrimos nuestro propósito en la vida. Este se torna claro cuando encontramos una respuesta convincente a la pregunta: «¿para qué vivo?»

Teresa cuenta que, después de buscar lugar y función en la tierra, descubre que en el corazón de la Iglesia su «vocación es el amor». Este descubrimiento la llena de alegría, se trata más bien de la paz tranquila y serena del navegante que percibe el faro que le conduce al puerto» (C 3v).

Enseguida se dirige a Jesús a quien llama «Faro luminoso del amor». Es decir, en él encuentra Teresa la fuente de su paz tranquila y serena. (Diccionario de Santa Teresita de Lisieux)

 

 

Después de las enseñanzas de Teresita, unámonos en esta Novena, muy especialmente por la Paz. Paz entre los pueblos, entre religiones, entre hermanos…Paz en las almas para que puedas brillar con luz propias la presencia de Dios en medio de dónde nos toque vivir.

 

Que la dulce mirada de Teresita derrame su abundante lluvia de rosas sobre tu vida. Amén.

 

Viviana y Pablo.

www.lluviaderosas.com

Comentarios (6)

 
Pentecostes - Ven Espiritu Santo!
Confianza y Entrega

El Espíritu Santo es Dios, es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia nos enseña que el Espíritu Santo es el amor que existe entre el Padre y el Hijo. Este amor es tan grande y tan perfecto que forma una tercera persona. El Espíritu Santo llena nuestras almas en el Bautismo y después, de manera perfecta, en la Confirmación. Con el amor divino de Dios dentro de nosotros, somos capaces de amar a Dios y al prójimo. El Espíritu Santo nos ayuda a cumplir nuestro compromiso de vida con Jesús.

Teresita decia:

«Quiero que Jesús se apodere de mis facultades de tal manera que mis acciones humanas y personales se transformen y divinicen, bajo la inspiración y dirección del Espíritu de Amor.» Santa Teresita

Santa Teresita deseaba vivir su vida bajo la influencia del Espiritu Santo, y es este deseo tan profundo y sincero de llegar a la perfeccion, lo que la condujo a la santidad.

El abandono y la entrega fueron la fórmula perfecta para alcanzar sus dones, sus regalos prometidos. Un alma serena, una actitud pasiva fue la manera cómo Teresita se dejo abrazar por este Espiritu de Amor. Es allí donde se apodera de su ser, la conduce y entonces, solo entonces, culmina su obra.

Como menciona el P. Liagre en "Retiro con Santa Teresa del Niño Jesús", para dejar al Espíritu Santo la vía libre, hemos de procurar permanecer internamente apaciguados, en una actitud de serenidad, de reposo y de paz.

Para nuestra Santa la solución está en dos palabras muy sencillas (a ellas se reduce su vida y su camino); dos palabras que ya conocemos, pero que adquieren nuevo significado, nuevo relieve e importancia. ¡Humildad y confianza! Ahí está todo. No busquemos otra explicación, ni la recarguemos con consideraciones superfluas.

Reconocimiento sereno, plenamente aceptado, de nuestra impotencia, de nuestra debilidad, de nuestra incapacidad; aceptación sincera, libremente confesada en la presencia del Señor; humildad sincera.

Entonces la mirada confiada del alma se vuelve hacia el Amor infinitamente Misericordioso de Dios, esperando que su acción Todopoderosa realizará en la nada de la criatura que a El se entrega su obra de santificación; confianza sin vacilación.

Teresa supone, evidentemente, que las almas de buena voluntad, es decir, las que tienen un deseo sincero de amar a Dios y de agradarle en todo, tienen también esas dos disposiciones, humildad y confianza. Entonces el Espíritu Santo actuará en ellas, las guiará, las iluminará, las fortalecerá y las conducirá rápidamente con suavidad y firmeza al grado de santidad a que Dios las destina. Así dispuesta el alma, atenta al interior, hará sencillamente en cada momento lo que crea ser voluntad de Dios, olvidándose de si, dejando a un lado sus propios gustos y deseos. El Espíritu Santo obrará libremente en ella, y sus Dones actuarán cada vez con más perfección.

En este alma se hará realidad el deseo de Teresa: Jesús se apoderará de sus facultades de modo que sus actos humanos y personales se divinicen y transformen bajo la inspiración y dirección del Espíritu de Amor.

¡Dichosas las almas pequeñas que se dejan conducir por este Divino Espiritu! 

Al igual que Teresita, dejémonos guiar para que todas nuestras acciones se divinicen por la dirección del Espiritu Santo que ya llega!!!!

Dios te bendiga

Viviana y Pablo

Oración para pedir los dones y frutos del Espíritu Santo

 

Comentarios (5)

 




Advertisement Advertisement Advertisement

 

        


Copyright ® 2006-2013 LluviadeRosas.com